Gabriela Mistral: Religiosidad con anhelo de justicia social

Claudio Jorquera Aceituno

Kairós News (kairosnews.info). 7 abril, 2021

La obra de esta Premio Nobel es testimonio de una poeta y de una pensadora profunda y comprometida con los anhelos y frustraciones de todos los seres humanos, especialmente de los pobres.

Este 7 de abril se celebran 132 años del natalicio de Gabriela Mistral (Vicuña,1889 – Nueva York, 1957). Durante su vida logró el reconocimiento de su obra literaria (Premio Nobel en 1945 y Premio Nacional, en 1951, entre otros) e hizo grandes aportes a la educación en Chile y en otros países de América.

¿Quién es esta poeta y educadora?

De sí misma dijo alguna vez: «Yo no soy una artista, lo que soy es una mujer en la que existe, viva, el ansia de fundir en mi raza, como se ha fundido dentro de mí, la religiosidad con un anhelo lacerante de justicia social» (citado por el prof. Luis Vargas Saavedra). Estas palabras pronunciadas ante la Unión Panamericana, en 1924, entregan coordenadas interpretativas para comprender la obra de Gabriela.

Popularmente, a ella solo se le asocia con poemas y rondas infantiles y, a lo más, a la poesía lírica dolorosa y sufriente de los Sonetos de la Muerte. Esto ha ocultado la mirada social, presente en sus creaciones.

Compromiso social

La obra de esta Premio Nobel es testimonio de una poeta y de una pensadora profunda y comprometida con los anhelos y frustraciones de todos los seres humanos, especialmente de los pobres. En sus textos, especialmente en prosa, reflexiona intensamente sobre política, educación, religión, sociedad y pobreza. También su poesía más intimista trasunta ese compromiso. “Piececitos de niño,/ azulosos de frío,/ ¡cómo os ven y no os cubren,/ Dios mío! (…)”.¿Qué es esta, sino, una denuncia de la vida precaria de muchos niños?

Gabriela Mistral es una poeta arraigada en el Valle del Elqui, en la geografía de Chile y en los relatos bíblicos que conoció desde su niñez. Nunca negó su religiosidad porque era parte de ella y de su obra. “Soy cristiana, absolutamente cristiana. Creo que el cristianismo con su profundo sentido social puede salvar los hombres”. La religiosidad y la preocupación social de Gabriela se inician en su formación original católica, a la que vuelve luego de transitar por otras experiencias espirituales. “Yo era mística. Soy ahora católica y más aún, pertenezco a la Orden Tercera de San Francisco» Respondió en una entrevista.

Cristianismo con sentido social

Poemas infantiles, rondas, sonetos, artículos, ensayos. En todas estas manifestaciones literarias lo religioso y lo social están presentes. En algunos más evidentes; en otros, menos. Sin embargo, es en la producción en prosa donde mejor se pueden percibir esas facetas. Las siguientes son algunas citas tomadas del artículo “Cristianismo con sentido social”, publicado la revista La Nueva Democracia, Nueva York, junio de 1924.

En ese artículo, Gabriela Mistral entrega nítidamente su pensamiento. Es cierto que corresponde a otro contexto histórico, pero tienen una abismante actualidad. Los subtítulos que ella pone en su texto son elocuentes de su manera de pensar.

Errores del cristianismo latinoamericano

“Un aspecto doloroso de la América Latina en este momento es el divorcio absoluto que se está haciendo entre las masas populares y la religión, mejor dicho entre democracia y cristianismo”.

“El deber del cristiano es, en este caso (el alejamiento de la fe), no lanzar apóstrofes iracundos y desesperados, sino hacer un análisis agudo, como el que se hace después de una derrota, para ver en qué ha consistido la fragilidad de un sentimiento que creíamos eterno.

Yo, que he anclado en el catolicismo, después de años de duda, me he puesto a hacer este buceo, con un corazón dolorido, por lo que mi fe pierde, pero a la vez con una mente lúcida, deseando, más que condenar, comprender el proceso”.

“Lo que he visto es esto: nuestro cristianismo, al revés del anglosajón, se divorció de la cuestión social, la ha desdeñado, cuando menos, y ha tenido paralizado o muerto el sentido de la justicia, hasta que este sentido nació en otros y le ha arrebatado a sus gentes”.

Aspectos de la religión

“La fe de Cristo fue, entre la plebe romana, y sigue siéndolo para el pueblo hoy, una doctrina de igualdad entre los humanos, es decir, una norma de vida colectiva, una política (ennoblezcamos alguna vez la palabra manchada)”.

“El pueblo trabajador se ha visto abandonado a su suerte, en una servidumbre sencillamente medioeval y ha acabado por hacer este divorcio entre religión y justicia humana. (…) Los malos pastores le han dicho que no hay entre las dos cosas alianza posible, y el pueblo se ha ido con los que prometen pan y techo para los hijos”.

Cristianismo estético o diletantismo religioso

“Todo el bien que hoy día puede hacerse al catolicismo y al cristianismo en general, es un sacrificio de intereses materiales. O se da eso, o se declara lealmente que la doctrina de Cristo la aceptamos sólo como una lectura bella, en el Evangelio, o como una filosofía trascendente que eleva la dignidad humana, pero que no es para nosotros una religión, es decir, una conducta para la vida”.

Sintonía con la actualidad y con Evangelii Gaudium

Cuando resuenan las palabras del Papa Francisco llamando a la integración radical entre fe y vida, en Evangelii Gaudium y en los siguientes documentos pontificios, las palabras de Gabriela adquieren actualidad y universalidad. Francisco llama a que “cada cristiano y cada comunidad sean instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres”. Gabriela responde con sus poemas y prosas desde lo que ella es. “Es una mujer en la que existe, viva, el ansia de fundir en mi raza, como se ha fundido dentro de mí, la religiosidad con un anhelo lacerante de justicia social.»

Son muchos los textos y poemas donde la voz de Gabriela se eleva más allá de los estereotipos que dejan de lado lo “no poético”. Los escritos citados son solo una pequeña muestra de la producción mistraliana en torno a la religiosidad y la justicia social. Hay otros textos donde ella señala su opinión sobre las dictaduras, el militarismo, los pueblos originarios, las tradiciones.

Cuando se cumplen 132 años desde el nacimiento de esta mujer, rescatar la memoria de esta poeta comprometida con su tiempo y con su fe es una forma de celebrar y actualizar su obra en los tiempos actuales.